FinanceLegal

Las microempresas

Las microempresas: Características principales.

En el tráfico mercantil es popularmente conocida la diferencia existente entre las empresas en relación al tamaño de las mismas, para referirnos a las PYMES en contraposición a la gran empresa, considerando como variables para distinguirlas tanto el número de personas a las que ocupa, como el volumen de negocio que es capaz de generar. Sin embargo, merece una consideración especial, que el legislador europeo también se decantará por distinguir las microempresas como un tipo de empresa distinto de las pymes, en sentido estricto.

Una microempresa es una entidad, sin perjuicio de su forma jurídica, que ejerce una actividad económica y que ocupa a menos de 10 personas y genera un volumen de negocio anual que no supera los 2 millones de euros (vid. Art. 2.3 del Anexo I del Reglamento (UE)  651/2014 de la Comisión de 17 de junio de 2014).

Así, en relación con lo anterior, un empresario individual (emprendedor), un emprendedor de responsabilidad limitada, una sociedad limitada o una comunidad de bienes también pueden definirse como microempresa, pues lo esencial es que se ejerza una actividad económica y que esté dentro de los rangos mencionados con anterioridad, todo ello sin perjuicio de la forma jurídica que adopte la empresa.

En este sentido, no existen diferencias sustanciales en cuanto al inicio de una microempresa, respecto de los trámites administrativos o formalidades jurídicas más que las propias especialidades jurídicas que la Ley regule para cada una de las formas jurídicas, ya sea una Sociedad Limitada, una Sociedad Civil o un empresario individual, según sea el caso elegido.

¿Por qué es relevante la microempresa?

De acuerdo con los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en el mes de Octubre de 2023, en España las microempresas representan 38,32% del tejido empresarial, siendo el sector industrial el que más ocupa a las microempresas españolas, pues del total de las microempresas, hasta el 42,8% pertenecen al sector industrial.

Las microempresas son uno de los pilares fundamentales de la economía española pues contribuyen a dinamizar el tejido empresarial y la economía, siendo foco para la generación de numerosos puestos de trabajo tanto directo como indirecto, razón por la que la administración las toma en consideración a efectos de facilitar el establecimiento, otorgar ayudas, obtener financiación e incluso facilitar el cierre de las microempresas en crisis.

Algunas ventajas

Desde el año 2013, se puso en funcionamiento los denominados Puntos de Atención al Emprendedor, por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en virtud de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización a efectos de facilitar la creación de empresas, agilizando los plazos y minimizando los procedimientos para empezar con el ejercicio de la actividad económica.

Así, a día de hoy, un emprendedor puede estar dado de alta en la Seguridad Social y en AEAT como autónomo en horas, al igual que puede constituir una Sociedad Limitada con un capital mínimo de 1 Euro, en plazos también muy breves.

Uno de los aspectos que más interesa es el relativo a la concesión de ayudas y subvenciones públicas, así en el amplio mapa de las ayudas y subvenciones públicas también se suele tomar en consideración la distinción de las microempresas para poder estructurar las convocatorias y posterior concesión de las ayudas, siendo algunas convocatorias, de exclusiva concurrencia para las microempresas. Así, en la actualidad de entre las ayudas y subvenciones públicas se encuentran como destacadas las ayudas denominadas Kit Digital, que contribuyen a mejorar la madurez digital de la empresa beneficiaria. En las mismas, se establece una partida especifica destinada las microempresas.

Igualmente, conviene mencionar también los distintos programas de financiación de proyectos que implementan tanto el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) o la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) o los distintos incentivos fiscales existentes para las microempresas, como por ejemplo, la libertad de amortización siempre que los bienes objeto de amortización entren en funcionamiento durante los 24 meses siguientes a la fecha de inicio del ejercicio fiscal en el que se adquiera el bien a amortizar.

Una de las últimas novedades para las microempresas es la puesta en funcionamiento por el Ministerio de Justicia es la Plataforma Electrónica de Microempresas, dirigida a aquellas que puedan encontrarse en situación probable de insolvencia, agilizando los procedimientos de insolvencia, facilitando la comunicación telemática del deudor con el Juzgado e implementando un procedimiento especial y diferenciado en la norma. Lo anterior es consecuencia de la aprobación de la Ley 16/2022, de 5 de septiembre, de reforma del texto refundido de la Ley Concursal, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo.

Para finalizar, el espíritu que se puede fácilmente observar por parte de las distintas instituciones, así como los distintos legisladores, es la agilidad, rapidez y minimización de costes o de la burocracia para este tipo de empresas, ya sea para promover el establecimiento de los mismas, su lanzamiento al mercado o la finalización de las microempresas en crisis sin necesidad de prologar en el tiempo innecesariamente lo procesos judiciales en los que se puedan ver inmersas.