FinanceLegal

El aval en garantía de las obligaciones financieras

Aval en garantía

Una de las principales preocupaciones de todo emprendedor que inicia un proyecto o actividad empresarial es la obtención de los recursos necesarios para empezar. Si bien, no todo emprendedor dispone de los recursos necesarios para sufragar los gastos que se generan en el inicio de toda actividad económica. Así, es habitual intentar obtener una de las distintas líneas de financiación que las entidades financieras pueden ofrecer.

El principal problema ante el que se enfrentará el emprendedor con las entidades financieras será generar la confianza necesaria para que no sea clasificado con un riesgo elevado y que haga inviable la financiación de su proyecto.

Cuando se empieza, sin embargo, no se dispone del histórico bancario que permite valorar el comportamiento del cliente, a efectos de la clasificación del riesgo. Así, las entidades financieras pueden solicitar la entrega de un aval en garantía como instrumento para garantizar el cumplimiento de las obligaciones financieras que se hayan de asumir.

¿Qué es un aval?

El aval es una garantía que se otorga por un tercero, el avalista, a favor del acreedor garantizado para garantizar el cumplimiento de ciertas obligaciones, habitualmente financieras, que asume el avalado.

Con el aval en garantía otorgado, el avalista será quien responda por el avalado, si este incumple la obligación garantizada.

Plenamente coincidente con el art 1822 del Código Civil (en lo sucesivo, “Cc“) al definir la fianza como el negocio jurídico por el que “se obliga uno a pagar o cumplir por un tercero, en el caso de no hacerlo este“.

El beneficio de orden, excusión y división

De entre los efectos que se regulan legalmente, para los avales o fianzas está precisamente este triple beneficio. 

  • El beneficio de orden: El acreedor primero habrá de requerir de cumplimiento al obligado principal. Una vez acreditado el incumplimiento, podrá dirigirse contra el avalista.
  • El beneficio de excusión: El acreedor no podrá dirigirse contra el fiador, si el avalado es titular de bienes y derechos que le permitan responder por su obligación garantizada. (art. 1830 y ss Cc). Y, por último,
  • El beneficio de división: Si hay una pluralidad de fiadores, cada uno de ellos, no podrá ser compelido a responder más que por la parte por la que el fiador haya de responder. Cabe establecer la solidaridad entre todos ellos, para que no sea aplicable (art. 1837 Cc).

Sin embargo, es frencuente que en la propia práctica financiera se incluyan una cláusula donde expresamente se proceda a renunciar a los beneficios de orden, división y excusión. Su existencia y aceptación supone un retardo en la exigencia de cumplimiento. 

El Aval Bancario

La especialidad del aval bancario es la posición de la entidad financiera respecto del avalado. En el aval bancario es la entidad financiera quien lo otorga a favor del cliente.

Su utilidad se circunscribe a garantizar una serie de obligaciones que el avalado tendrá que cumplir frente a un tercero (e.g. las garantías el cumplimiento de pago en determinados contrato de arrendamiento).

Una mención especial, el Aval Técnico

Una mención distinguida merece el Aval Técnico. Su particularidad es la naturaleza de la obligación garantizada, pues no es puramente financiera.

De antemano, se establecen una valoración de unos daños y perjuicios, cantidades garantizadas, para que si llegado el supuesto en que el avalado no cumpliere con las obligaciones garantizadas, el acreedor en la obligación podrá ejecutar el aval (e.g. garantizar la entrega de una obra, la ejecución de obras públicas, la construcción de una embarcación o una aeronave, la entrega de una instalación de producción de energía,…).

La extinción de la garantía

El Cc en los art. 1847 y siguientes, regula las distinta formas en las que los avales pierden su efecto así las principales causas de extinción del aval es:

  • Por la extinción de la obligación garantizada,
  • Por las mismas causas que las demás obligaciones,
  • La confusión de derechos al concurrir en la misma persona deudor y fiador,
  • La aceptación por el acreedor de un inmueble en pago de su deuda,
  • En la fianzas multiples, la liberación hecha de un acreedor a favor de un solo fiador, sin el consentimiento de estos, aprovecha a los demás fiadores hasta donde alcance la parte del fiador,
  • La prorroga del deudor concedida por el acreedor sin el consentimiento del fiador.