FinanceLegal

ISR: Las inversiones de impacto, un acercamiento a la responsabilidad financiera

La Inversión Socialmente Responsable: Inversiones de impacto social

La Inversión Socialmente Responsable (“ISR“), según la definición de M. de la Cuesta, engloba a aquellas inversiones que a los tradicionales criterios financieros añaden criterios sociales y medioambientales permitiendo a los inversores combinar objetivos financieros con valores sociales, vinculados a ámbitos de justicia social, desarrollo económico, paz y medio ambiente.

Lo anterior implica que la ISR además de tener en consideración los criterios tradicionales de rentabilidad de la inversión, buscan tener una repercusión o impacto positivo social, aplicando criterios medio-ambientales, sociales y de gobierno corporativo (dichos criterios se refieren habitualmente como criterios “ESG“). Al incorporarse en las inversiones los criterios básicos anteriores, se permite que el inversor evalúe el impacto social y ambiental de las compañías en las que éste invierte.

Durante los últimos años, la ISR ha logrado reunir la atención de las instituciones y los mercados. Durante la crisis financiera se vieron todas las grietas del sistema financiero y la extraordinaria permeabilidad del mismo. En esa etapa se puso en riesgo a inversores, instituciones y la propia credibilidad del sistema financiero, precisamente por centrar la inversión en criterios de rentabilidad pura.

Lo anterior hizo que numerosos inversores y operadores de los mercados, giraran su visión hacia la ISR, bien mediante la adopción de los criterios de ESG en sus políticas financieras, bien mediante la salida al mercado de productos de ISR. Ya son numerosas las empresas del IBEX que emiten bonos verdes, ligados a la financiación de proyectos sostenibles. Asimismo, casi todas las entidades de crédito de referencia disponen de productos financieros de ISR. También han proliferado los fondos de inversión cuya cartera de valores está compuesta por compañías que aplican activamente criterios de ESG, con rentabilidades muy atractivas.

La ISR en los mercados financieros

Hoy, conceptos como la sostenibilidad, el cambio climático, las energías limpias o la responsabilidad social corporativa, ya forman parte de la filosofía de muchas compañías. Además, los inversores están otorgando mayor valor a las compañías que los aplican. La ISR sirve para identificar que compañía cumple o al menos, tiene intención de cumplir con la agenda que se está imponiendo en la materia desde los diferentes organismos internacionales.

Sin duda, la presencia de las ISR no será testimonial en el sistema financiero, sino que será la linea de actuación de las compañías de referencia en los mercados. Así, el operador de las Bolsas y Mercados Españoles (BME) adoptó hace ya casi 10 años el índice FTSE4Good IBEX, al igual que Wall Street dispone del Dow Jones Sustainability Index (DJSI), que está operativo desde 1999.

El índice español lo integran los valores pertenecientes al índice de referencia IBEX 35® de BME y al índice FTSE Spain All Cap, que cumplen con los criterios de buena práctica en responsabilidad social corporativa (RSC). Compañías que trabajan por la sostenibilidad medioambiental y la preservación de los derechos humanos universales.

El citado índice es una herramienta para que los inversores conozcan que compañías cumplen con los estándares de RSC. También permite a los gestores de activos disponer de un indicador para el desarrollo de productos de IRS.

I Foro de ISR

Aún así, la ISR es incipiente en España, como recientemente se constató por varios de los ponentes que participaron, en el I Foro de Inversión Socialmente Responsable que se celebró en el Palacio de la Bolsa de Madrid el 10 de mayo de 2018. Sin embargo su repercusión en los mercados cada vez es mayor.

Desde luego el sistema financiero no puede obviar que las nuevas generaciones, que ya disponen de sus propios valores y formas de entender la vida, no presten excesivo interés en cuanto ganan las compañías, sino que estas nuevas generaciones estén interesadas en conocer como lo ganan. 

Medidas institucionales

Recientemente la Comisión Europea anunció la elaboración de una agenda donde se incluyeran principios de sostenibilidad (haz clic aquí para acceder al comunicado oficial). Según señala el comunicado, el cambio climático exige una acción urgente sobre la economía. Serán necesarios alrededor de 180 billones de Euros para alcanzar el objetivo comprometido en el Acuerdo de París suscrito en el año 2015, incluyendo la reducción en un 40% de la emisión de los gases de efecto invernadero.

Economía limpia y sostenible, finanzas verdes, proyectos sostenibles, inversiones de impacto y todos aquellos criterios que engloban la ISR dejarán de ser conceptos “naif” para ser una de las principales lineas vertebradoras del futuro de los mercados, según consta en el informe “El futuro ‘verde’ de los mercados financieros” publicado en 2017 por el servicio de estudios de BME (haz clic aquí para acceder al informe), donde además se hace una clara llamada a la innovación en el sector financiero, para impulsar nuevas posibilidades de canalizar la sostenibilidad financiera.

Sin duda, la ISR es una tendencia joven, necesaria, incipiente y con impacto mundial que Instituciones, Gobiernos, Corporaciones y ONGs están decididos a aplicar.