Legal

Aún no se está preparado para el uso generalizado del identificador de entidad legal (LEI)

A partir del día 3 de enero de 2018 toda persona jurídica que sea parte de algún tipo de transacción financiera (e.g. compraventa de acciones, inversión en bonos del Estado...) deberá estar provista del identificador de entidad legal (Legal Entity Identifier o LEI). Este nuevo identificador es un código alfanumérico universal que identifica de forma unívoca al operador en el mercado financiero. Con la implementación del LEI se pretende lograr mejorar la evaluación y la gestión del riesgo del sistema financiero, al ofrecerse una visión más precisa y completa de los riesgos que asume cada operador en los mercados financieros.

La obtención de este identificador es relevante dado que, a partir del 3 de enero de 2018, sólo se podrán llevar a cabo las referidas transacciones en el mercado de valores si se está provisto del LEI, siendo el ámbito geográfico de su utilización universal. Lógicamente, la exigencia del LEI sólo tendrá alcance en aquellas jurisdicciones que están suficientemente preparadas para poder cerrar operaciones financieras con este código, las cuales son por el momento las jurisdicciones pertenecientes al ámbito de la Unión Europea, los países anglosajones y la región Asia-Pacífico. Es por la razón anterior que, todas aquellas entidades que ya dispongan del LEI por haber llevado a cabo transacciones financieras en algunos de los mercados financieros en los que ya está en uso, no necesitarán volver a solicitarlo en España, pues es un código único.

En España se ha encomendado la gestión y concesión de dichos códigos al Colegio de Registradores, con un coste de obtención de 100 Euros más IVA, para la primera solicitud, y de 50 Euros más IVA, para las sucesivas renovaciones, pues cada concesión dispone de un año de validez.

Sin embargo, a pesar de que dicho código está plenamente operativo desde el día 2 de noviembre de 2017 para operaciones de derivados y seguros de cambio, en los organismos reguladores han sonado voces de alerta al detectar que, a fecha de hoy, sólo un reducido porcentaje de entidades están suficientemente preparadas para afrontar este cambio normativo. Los reguladores temen que puedan producirse inconvenientes burocráticos en la concesión de estos códigos en las próximas fechas, pues son muchas las personas jurídicas que aún no disponen del código y muchas las operaciones que pueden verse frustradas si llegado el día de suscripción de la transacción financiera no se dispone del LEI. 

A continuación, os facilitamos los enlaces oficiales de la web conjunta del Ministerio de Justicia y Registradores de España, así como la web del Banco de España, donde podréis encontrar más información.